Estamos escuchando un doble lenguaje: Cirilo Elotlán

Cirilo Elotlán Díaz

* El líder de los cafeticultores pertenecientes al Consejo Regional del Café de Coatepec advierte que el café podría estar quedando relegado dentro de los proyectos estratégicos de López Obrador

* El cafeticultor manifiesta que desde hace muchos años, el gobierno federal ha dejado indefensos a los pequeños productores para favorecer a los grandes corporativos

* Finlandia y Canada entre los principales consumidores de café en la actualidad.

Por Carlos A. Villalobos Cortés

Xalapa, Ver., 20 de septiembre de 2018.-En entrevista concedida a este medio, el portavoz del Consejo Regional del Café de Coatepec, Cirilo Elotlán Díaz manifesta la inquietud que existe entre los pequeños productores de café del país por las políticas públicas que desde el Gobierno de la República habrá de impulsar el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador.

“Se está tratando de redireccionar  la política cafetalera, no se el impacto que pueda tener ya que el sector cafetalero ahora lo va a llevar la Secretaría de Bienestar Social no la SAGARPA”

El ex presidente del Consejo Regional del Café, recuerda que el 7 de agosto durante la realización de un foro cafetalero de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras se invitó a los dos titulares propuestos por López Obrador, a las Secretarías de Agricultora como de Bienestar Social para acordar en definitiva con quien se habrían de coordinar para llevar a cabo las diferentes acciones, sin embargo, el próximo titular de la SAGARPA, Víctor Villalobos no se presentó, acudiendo únicamente María Luisa Albores, durante esa reunión se aseguró que aún no se tenía definido quien llevaría la política cafetalera si la SAGARPA o la Secretaría de Bienestar Social.

Elotlán Díaz menciona que durante su participación en dicho foro, manifestó que bajo su percepción la SAGARPA atenderá a las grandes empresas como son Syngenta, Maseca, Monsanto, Nestlé, etc., mientras que  los pequeños productores de café sería incorporado a la Secretaría de Bienestar Social, argumento que tiene sentido al observar que la referida secretaría pretende otorgar beneficios sociales a jóvenes y mujeres para que trabajen el campo, situación que refiere el productor de café, le suena a programas asistencialistas y entonces le surge la pregunta si acaso el café, no está considerado como un proyecto estratégico.

Por ello, argumenta Elotlán Díaz, el afán de llevarse a Sonora la SAGARPA y la Secretaría de Bienestar Social a Oaxaca, ya que es en ese estado se concentra la mayor cantidad de cafeticultores con un 80 por ciento y le añaden el argumento de que son indígenas y lo complementan con los productores de Puebla y Chiapas, sin embargo pregunta,  “dónde quedamos nosotros“, esa es la gran incertidumbre que ahora existe.

Debido a ese cuestionamiento que para algunos fue catalogado como un “bombazo” lanzado por Elotlán Díaz, fue que en la reunión del 29 de Agosto la próxima titular de la Secretaría de Bienestar Social reconoció que finalmente sí será ella quien lleve el tema del café.

Ante esta aseveración se le solicitó que se definan presupuestos, programas aparte del de Agroreforestación de un millón de hectáreas como ya se ha anunciado, si es que continuará el del Programa Integral de Atención al Café (PIAC) donde se otorga planta y fertilizante, ese programa está por definirse aún, refiere el cafeticultor.

Como siempre, los trabajadores agrícolas y pequeños productores son los más perjudicados.

Respecto al tema de la investigación, el líder de los cafeticultores del Consejo Regional del Café de Coatepec, reconoce que al momento esta (la investigación) se mantiene al margen.

“Estamos comenzando a ver un doble lenguaje, lo acabamos de ver en la primera salida de López Obrador por la zona sur, donde dice que quizá no se pueda cumplir con todos los compromisos de campaña porque encontraron un país en extrema pobreza, en desastre y nosotros nos preguntamos y de eso no se dio cuenta desde que anduvo en campaña”.

El productor manifiesta su preocupación por que los cafeticultores no terminen siendo objeto de apoyos o programas asistencialistas puesto que ellos no buscan que les regalen dinero sino que se apoye a los productores que aglutinados en una organización consolidada y con visión de futuro como lo es el Consejo Regional del Café de Coatepec no se encuentran esperanzados a que les lleguen o no los programas, sino que se va trabajando con sus propios recursos.

“Vamos dándole para adelante integrando toda la cadena de valor”.

El vocero del Consejo Regional del Café de Coatepec, menciona que a partir del 29 de Agosto se acordó con la próxima titular de la Secretaría de Bienestar Social que cada ocho días, los días Viernes les iba a estar pasando información y eso no se está cumpliendo por lo que se preguntan qué está pasando.

Elotlán Díaz señala que estarán enviando a la Cámara de Diputados (Cámara Baja) su propuesta de políticas públicas ante la cámara de diputados, una vez que se defina quienes integrarán la Comisión de Agricultura.

Dentro de las propuestas, destaca la solicitud al próximo gobierno federal de una compensación al precio por 1800 millones de pesos, lo que equivaldría a darle a cada productor 500 pesos por quintal cosechado como un incentivo dados los bajos precios del café ya que actualmente con los precios que se están pagando de 3 y 4 pesos por kilo en café cereza a los pequeños productores no les conviene ni siquiera levantar la cosecha, dicha propuesta la estaría proponiendo María Luisa Albores a López Obrador para que él decida su viabilidad o no, por lo que en estos momentos solo es una propuesta, señala Elotlán Díaz.

Así como ese punto, destaca también el presupuesto público para café 2019  que es donde entre el PIAC que va por el orden de los 1500 millones de pesos  teniendo un incremento de 400 millones de pesos en comparación con este 2018, este recurso va enfocado a la reactivación más a la fertilización que a la renovación de cafetales.

El tercer punto que los trae inquietos es la creación del Instituto del Café, sea un instituto o un organismo, señala el cafeticultor, quien añade que el año pasado por medio de la SAGARPA se realizó un estudio por parte de unos especialistas de Costa Rica para crear el propio organismo mexicano del café, desafortunadamente y pese a los estudios y foros en los estados productores de café el referido estudio se guardó y no se llevó a cabo.

Debido a la enorme importancia que aún representa la cafeticultura para cientos de miles de familias mexicanas es que se propone recuperar dicho estudio y crear el organismo mexicano del café, dicho instituto debe ser autónomo y con un presupuesto multianual (mínimo por los seis años del sexenio) para que no ocurra lo que pasa cada año que se desgastan muchos los productores con cambios en las reglas de operación y nuevos componentes, señala Elotlán Díaz.

Mientras en México los cafeticultores esperan con cierta incertidumbre el arribo al poder de López Obrador para conocer a fondo las políticas públicas para el aromático, el escenario internacional no parece halagüeño para los productores mexicanos, noticias recientes señalan la caída de los precios del grano, sobre todo el café arábigo, debido a diversos factores, pero sobre todo a la sobreproducción de países como Brasil, al respecto,  el vocero del Consejo Regional del Café de Coatepec explica:

“Los cafés arábigos se cotizan en precio de bolsa (Nueva York) que solo les sirve a las grandes transnacionales para la cuestión especulativa, se fijan y retiran contratos sin haber la existencia real en físico de café, solo son capitales golondrinos que entran y salen, entran si ven alguna posibilidad de ganancia y salen cuando ya obtuvieron esa ventaja, eso provoca la fluctuación de los precios del café, eso por un lado, por el otro, hay que reconocer que la producción se está incrementando de manera considerable en países como Indonesia, Brasil, Colombia, un poco más atrás en países pequeños como Perú y Honduras lo que trae ciertas complicaciones, además que actualmente se está trayendo (a México) café de muy mala calidad de Honduras y de Perú, se envasa en nuestro país  y se re exporta, esto a falta de una adecuada regulación por parte de la Secretaría de Economía y/o la Comisión Federal de Competencia Económica”.

Sin embargo, señala que países como el nuestro pueden salir adelante si se incentiva el consumo interno de café y se promueven apoyos dirigidos a los productores de café sobre todo aquellos para quienes es más difícil acceder a créditos financieros, asesoría y capacitación.

En México somos aproximadamente 130 millones de mexicanos, si 80 millones consumiéramos una taza de café al día,  no alcanzaría la producción de México tan solo para el consumo nacional, lo que si nos preocuparía sería una contracción en la economía de los Estados Unidos porque eso inevitablemente repercutiría en la economía de nuestro país y por ende en el consumo interno al haber menos circulante, entrar a una recesión económica si es grave, lo demás consideramos que tiene una posible solución”.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!